96163 0163

+56

AV. LIBERTADOR BERNARDO O´HIGGINS  1397 OFICINA 70

SANTIAGO CENTRO

CHILE

ventas@nadcomunicaciones.cl

®

AGENCIA DE COMUNICACIÓN VISUAL

WEB TRAFFICKER REDES SOCIALES GOOGLE

WEBSITES

BRANDING MARCAS

PROYECTOS EDITORIAL

EMPRENDEDORES

AUDIO VISUALES

nadcomunicaciones

www.msmchile.cl

NOTICIAS

HOME

EMPRESA

BIBLIOTECA

RRSS

MARKETING DIGITAL

FOTOGRAFÍA STUDIO

REGALOS EMPRESARIALES

PROYECTOS ESPECIALES

© 2014 NADmedia for

NAD Comunicaciones
Las experimentaciones por parte del diseñador permiten extraer muestras, pruebas, informaciones, que pueden llevar a la construcción de modelos demostrativos de nuevos usos para determinados objetivos. Estos nuevos usos pueden ayudar a resolver subproblemas parciales que a su vez, junto con los demás, contribuirán a la solución global. Por tanto es necesario empezar por la definición del problema, que servirá también para definir los límites en los que deberá moverse el diseñador.  En Junio de 1986 me recibí de diseñador en comunicación visual, ya en tercer año de universidad comencé junto a varios otros estudiantes a tener nuestros primeros clientes. El diseño lo entiendo como una actividad que requiere el uso de ambos hemisferios cerebrales, donde se fusionan en forma ordenada razón y emoción. El diseñador debe explorar todas las condiciones y los limites que el proyecto requiere para satisfacer las necesidades del cliente. La creatividad ocupa el lugar de la idea y procede según su método. Mientras la idea, vinculada a la fantasía, puede proponer soluciones irrealizables por razones técnicas, materiales o económicas, la creatividad se mantiene en los límites del problema, límites derivados del análisis de los datos y de los subproblemas.  Cualquier problema puede ser descompuesto en sus elementos. Esta operación facilita el desarrollo porque tiende a descubrir los pequeños problemas particulares que se ocultan tras los subproblemas. Una vez resueltos los pequeños problemas de uno en uno (y aquí empieza a intervenir la creatividad abandonando la idea de buscar una idea), se recomponen de forma coherente a partir de todas las características funcionales de cada una de las partes y funcionales entre sí, a partir de las características materiales, psicológicas, ergonómicas, estructurales, económicas y, por último, formales. El principio de descomponer un problema en sus elementos para poder analizarlo procede del método cartesiano. Como los problemas, sobre todo hoy en día, se han convertido en muy complejos y a veces en complicados, es necesario que el proyectista tenga toda una serie de informaciones sobre cada problema particular para poder proyectar con mayor seguridad. Tal vez sea oportuna una definición de "complejidad" para poder distinguir lo complejo de lo complicado. Para Abraham A. Moles "un producto es complicado cuando los elementos que lo componen pertenecen a numerosas clases diferentes; mientras que es complejo si contiene un gran número de elementos reagrupables no obstante en pocas clases". Descomponer el problema en sus elementos quiere decir descubrir numerosos subproblemas. "Un problema particular de diseño es un conjunto de muchos subproblemas. Cada uno de ellos puede resolverse obteniendo un campo de soluciones aceptables". Cada subproblema tiene una solución óptima que no obstante puede estar en contradicción con las demás. La parte más ardua del trabajo del diseñador será la de conciliar las diferentes soluciones con el proyecto global.
bibliografía Ofrecidos por la editorial GG Bruno Munari, "Cómo nacen los objetos". Editorial GG_Diseño. Bruno Munari, " Diseño y comunicación visual". Editorial GG_Diseño. Amazon Bruno munari. Quizás el favorito sea "Air made visible"
Lo bello es la consecuencia de lo correcto